QUIÉN SOMOS​

FMSI fue establecida con esta finalidad: hacer que el mundo sea un lugar mejor para los niños, niñas y jóvenes.

MISIÓN Y VISIÓN

Nuestra visión:

Creemos y actuamos para realizar un mundo mejor para los niños y niñas. Un mundo donde los niños son considerados y acogidos como ciudadanos. Un mundo en que se reconoce a los niños y niñas como miembros activos en sus comunidades y sociedad.

Nuestra misión:

Promovemos los derechos y la dignidad de los niños y niñas: empoderándolos a ellos y sus comunidades, a través de la práctica activa de la justicia, no violencia, solidaridad y educación.

Nuestros valores:

Nuestros valores son: solidaridad, fraternidad, justicia, promoción del bienestar de los niños, niñas y jóvenes, el respeto de la diversidad y la dignidad humana.

Nuestra historia

Creada en octubre de 2007, inspirada en el carisma de San Marcelino Champagnat y promovida por la Congregación de los Hermanos Maristas de la Enseñanza, la Fundación actúa en el mundo para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, con el fin de asegurarles mejores condiciones de vida, de salud y de seguridad. El principio rector por el que opera la FMSI es la promoción de la educación como herramienta eficaz para proteger y respetar los derechos de la niñez y juventud y potenciar su protagonismo, convirtiéndolos en agentes activos de la transformación social de sus comunidades. Un mundo donde la infancia es respetada y garantizada, libre de la violencia y el miedo. Según la Fundación Marista para la Solidaridad Internacional, éste es un mundo posible.

2005 – El primer hermano marista es nombrado para trabajar en el campo de los derechos del niño
2006 – Acuerdo de colaboración con Franciscans International
2007 – FMSI nace
2008 – FMSI entra en el Bureau International Catholique de l’Enfance (BICE)
2009 – Establecimiento del think tank BICE en Chile
2010 – Integración en las redes Child Rights Connect e Centre Catholique International de Genève (CCIG)
2011 – Obtener estado consultivo ECOSOC
2012 – Creación del Observatorio “Niñez y Adolescencia” en Cile
2013 – Nace FMSI Cono Sur
2014 – FMSI entra en el Movimiento Mundial por la Infancia – Latinoamérica y Caribe (MMI-LAC) FMSI ingresa al Consejo de Administración de CCIG
2015 – Establecimiento del grupo de debate BICE en Brasil
2016 – Acuerdo de colaboración con Instituto Interamericano del Niño (Organización de Estados Americanos)
2017 – Acuerdo de colaboración con l’Università Gregoriana di Roma – FMSI ingresa al Consejo de Administración de BICE

La historia de FMSI Cono Sur

2009 – Establecimiento del think tank BICE en Chile
2012 – Creación del Observatorio de la Niñez y la Adolescencia en Chile, Informe del Perú RPU
2013 – Diplomado en Derechos del Niño Curso Universidad Marcelino Champagnat en Lima. Capacitación en derechos de los niños, Fundación Gesta, Chile. Oficina de la Constitución FMSI Cono Sur
2014 – Informe sobre RPU Bolivia y Chile. Integración a la red MMI-LAC
2015 – Organización del grupo de discusión BICE en Brasil. Informe alternativo de Chile al Comité de los Derechos del Niño
2016 – Informe sobre el RPU Paraguay
2017 – Informe sobre el RPU de Paraguay. Organización del grupo de discusión BICE en Argentina

En 2013, se establece la oficina de FMSI Cono Sur.
Sus principales objetivos son:

  • Coordinar estrategias para fortalecer la presencia de FMSI en la región, aprovechando su acceso a la financiación y su presencia en las Naciones Unidas;
  • Coordinar la actividad de incidencia política y social basada en información obtenida con respecto a los niños.
    La oficina de FMSI Cono Sur ha trabajado en colaboración con la Red Interamericana de Solidaridad Marista, que reúne las iniciativas que se llevan a cabo en los 21 países del continente con presencia marista, desde Canadá a la Argentina.

Nuestra Organización

Consejo de Administración
Jimena Djauara Grignani (Brasil), 
Vice Presidente

Allen Sherry, FMS (Australia)

Libardo Garzón, FMS (Colombia)

Gianfranco Cattai (Italia)

Inmaculada Maillo (España)

Presidente
Bro. Ken McDonald

Director general
Marzia Ventimiglia

Administración
Natalia Surraco

FMSI Cono Sur
Analía Ruggeri

Coordinatore

Unidad de recaudación de fondos y proyectos
Federica De Benedittis
Coordinadora

Angela Petenzi
Project Officer

Francesco Mastrorosa
Project Support Service

Andrea Rossi
Project Officer

Unidad Derechos del niño
Álvaro Sepúlveda, FMS

Coordinador

Richard Carey, FMS
Child Rights Officer

Estatutos y Informes anuales

Estatutos

Informes anuales

Colabora con nosotros

Puestos vacantes con FMSI

Para solicitudes escribe a fmsi@fmsi-onlus.org para más información.

Si desea embarcarse en una experiencia de voluntariado con nosotros, envíenos una breve carta de presentación especificando sus áreas de interés, su disponibilidad y cualquier otra información útil (ya sea voluntario a tiempo parcial, ya sea disponible o interesado en viajar, etc.) a fmsi@fmsi-onlus.org

Adjunte también su curriculum vitae.

Hazte voluntario

Pasantía

Si estás interesado en realizar una pasantía en FMSI, escríbenos y trataremos de comprender juntos el mejor proceso a adoptar.

Editoriales

Directora General

“Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones” escribía de Saint-Exupéry, iniciando el primer capítulo de su obra maestra. 

Todos los adultos deberían ser guiados por la perspectiva de los niños, como una estrella polar en todas sus acciones: “Déjate guiar por el niño que fuiste” decía Saramago, porque solamente así encontrarás el camino correcto. Los niños son los custodios de una idea de sociedad mejor, inclusiva, solidaria y no violenta: precisamente por eso hemos elegido una niña (nuestra imaginaria Pachita, símbolo de la infancia en el mundo) para relatar los primeros diez años de trabajo de FMSI, con ocasión de este importante aniversario en el mundo marista. 

Creada en octubre de 2007, la Fundación ha trabajado desde entonces por los derechos de los niños, niñas y adolescentes a nivel internacional con el objetivo de brindarles mejores condiciones de vida, salud y seguridad y permitirles desarrollarse de la mejor manera; demostrando que es posible un mundo donde sus derechos son respetados y garantizados, y pueden crecer libres de violencia y miedo. 

Hoy, con ocasión de nuestro aniversario, estamos trazando la ruta para los próximos cinco años a partir de una nueva estrategia: una ruta diseñada para los niños y a partir de su perspectiva. Un nuevo comienzo que empleará nuevas habilidades profesionales para fortalecer las capacidades internas de la Fundación, asegurar una gestión de alta calidad, aumentar el flujo de fondos externos y hacer que la comunicación sea más efectiva, para lograr transmitir en cifras los desafíos y los logros de FMSI. 

Se trata de números importantes: en los últimos diez años, la acción de solidaridad marista ha llegado a 59 países de todo el mundo, con 256 proyectos, más de 6 millones de euros invertidos en el ámbito de la inclusión, la educación, la justicia social y la cooperación para el desarrollo. Todas son acciones orientadas al reconocimiento de los niños y adolescentes como parte activa y capaz de realizar un cambio profundo en la sociedad y en sus comunidades locales. 

Por cada euro donado a la Fundación, 91 centavos se destinan a acciones directas para la protección y el apoyo a los niños y sus derechos y 9 centavos son destinados a la operación administrativa. 

Durante los últimos meses se han lanzado nuevas acciones como: el proyecto de Haití, para proteger a los niños en situación de esclavitud y víctimas de maltrato, la constitución de una Red Internacional de Solidaridad Marista, el Proyecto New Horizon que busca renovar el enfoque de la educación marista que se ofrece en distintas regiones, así como en la actualización profesional de quienes las lideran, laicos y hermanos unidos para crear un mundo seguro y acogedor para las generaciones futuras. Un trabajo enorme que merece ser valorado. 

No obstante, la experiencia también nos señala que en algunos contextos, la escuela ya no es suficiente como “el único custodio” de la educación. Por muy variadas razones los niños no siempre tienen la posibilidad de asistir a la escuela. Es aquí donde tenemos que repensar nuestro método y es ahí donde la educación formal y la informal deben caminar juntas, salir de las escuelas para ir a las calles, a los hogares o donde sea necesario. Tenemos que estar listos para escalar montañas, adoptando caminos diferentes, métodos educativos no convencionales y no formales, todo con tal de lograr que sea garantizado el derecho de los niños y niñas a recibir una educación pertinente y de calidad. Es un recorrido largo y agotador que estamos llamados a emprender juntos, dando lo mejor de nosotros como comunidad marista de laicos y hermanos. 

Es aquí donde comienza el nuevo inicio de la Fundación Marista de Solidaridad Internacional: a partir de nuestros hijos e hijas, los sujetos activos de la sociedad, el centro de nuestra acción y el futuro del mundo. 

Marzia Ventimiglia

Cerrar menú

The Institute of the Marist Brothers (FMS: Fratres Maristae a Scholis), founded in France in 1817 by St. Marcellin Champagnat, is the second largest congregation of Brothers in the Catholic Church.  

An encounter with a dying young man, Jean-Baptiste Montagne, who knew nothing of his faith and was barely able to read, proved to be the defining moment for Marcellin Champagnat.  Soon after the boy’s death, St. Marcellin put into motion his vision.  “We need brothers,” he said, who will give their lives in the service of children and young people, especially those most in need and neglected by society.  

Champagnat, a man of great faith and trust in God’s providence, dedicated his early followers to Mary, sending them among young people, especially those least favored, to “make Jesus known and loved.”  The initial focus of his work was to provide education for children in rural, areas since this was a pressing need at the time, and provided an opportunity for their faith development.  

Today the community numbers about 3,000 members.  They are joined by a network of nearly 40,000 lay people and reach over 700,000 children and young people in 80 countries.  You will find this Marist network working in schools and universities, pastoral and social centers, youth movements and youth programs and wherever they find young people most in need.

El Instituto de los Hermanos Maristas (FMS: Fratres Maristae a Scholis), fundado en Francia en 1817 por San Marcelino Champagnat, es la segunda congregación de hermanos más numerosa de la Iglesia Católica.

Un encuentro con un joven moribundo, Jean-Baptiste Montagne, que no sabía nada acerca de su fe y que era apenas capaz de leer, se reveló como el momento decisivo para Marcelino Champagnat. Inmediatamente después de la muerte del niño, San Marcelino puso en práctica su visión. “Necesitamos hermanos”, dijo, que den sus vidas al servicio de los niños y jóvenes, especialmente los más necesitados y olvidados por la sociedad.

Champagnat, un hombre de gran fe y confianza en la providencia de Dios, consagró sus primeros seguidores a María, enviándoles entre los jóvenes, especialmente los más desfavorecidos para “dar a conocer a Jesús y hacerlo amar”. El primer objetivo de su trabajo fue ofrecer una educación a los niños de las zonas rurales, porque era una necesidad urgente en aquel tiempo, ofreciéndoles así una oportunidad para crecer en la fe.

En la actualidad los miembros de la congregación son unos 3.000. Junto a ellos trabaja una red de unos 40.000 laicos que atienden a más de 700.000 niños y jóvenes en 80 países. Esta red marista trabaja en colegios y universidades, centros sociales y  pastorales, movimientos juveniles y programas de formación para la juventud y en cualquier lugar en el que encuentren jóvenes necesitados.

Congregazione dei Fratelli Maristi (FMS: Fratres Maristae a Scholis) fu fondata in Francia nel 1817 da S. Marcellino Champagnat ed è oggi la seconda congregazione maschile (di fratelli) della Chiesa per numero di professi.
L’incontro con Jean-Baptiste Montagne, un giovane di 17 anni in punto di morte, analfabeta e senza formazione religiosa, fu un momento cruciale per Marcellino Champagnat. Poco dopo la morte del giovane, egli volle dare seguito ad un’idea che gli era balenata in seminario. “Abbiamo bisogno di fratelli”, disse, “che diano la loro vita per il servizio ai bambini e ai giovani, specialmente quelli più bisognosi e dimenticati dalla società”.
Champagnat, un uomo di grande fede e fiducia nella Provvidenza divina, consacrò i suoi primi seguaci a Maria e li mandò tra i giovani, specialmente i più emarginati, per “far conoscere ed amare Gesú”. Fin dall’inizio la sua missione fu incentrata su bambini n età scolare delle zone rurali, poiché l’istruzione era una necessità urgente al tempo e poiché rappresentava una formidabile opportunità di evangelizzazione.
Oggi la Congregazione annovera circa 3.000 religiosi affiancati da quasi 40.000 laici; insieme essi assistono più di 700.000 bambini e giovani in 80 paesi del mondo.
I Maristi, religiosi e laici, prestano la loro opera in scuole e università, centri pastorali e sociali, movimenti e programmi giovanili e ovunque ci siano bambini e giovani bisognosi da assistere
.