Carta alepo nº 46 – Zelzal: otra desgracia en la tragedia Siria
 

Cuarenta y cinco segundos bastaron para poner en la calle a toda la población de Alepo.

Eran las 4.17h del lunes 6 de febrero de 2023; era de noche; llovía; hacía frío, 2 grados centígrados. Y LA TIERRA TIEMBLA. Los edificios se derrumban, otros se mueven, sobre todo los pisos superiores; los muebles bailan; las chucherías y los cuadros caen al suelo; las ventanas se rompen; las paredes se agrietan; piedras o trozos de cemento o de yeso que caían de las paredes o de los techos hiriendo a los habitantes; botellas de aceite, de jarabe, de detergente que salían de los armarios de la cocina y se derramaban por el suelo; y sobre todo el ruido ensordecedor, un ruido aterrador, el ruido de las puertas que se cerraban de golpe, de las ventanas que se abrían; y duraba, duraba, 45 segundos como una eternidad.

Los alepinos dormidos se despertaron sobresaltados: los niños gritaban, los adultos estaban aterrorizados sin saber qué pasaba hasta que se dieron cuenta de que era un terremoto (Zelzalen árabe). Es el pánico. La gente corre, baja las escaleras, se empuja, algunos se caen y se rompen las extremidades; y todos, dos millones de personas, están en la calle en pijama y algunos descalzos, bajo la lluvia y el frío. Los edificios se derrumban, los pisos superiores se caen, las piedras llueven desde arriba hiriendo o matando a la gente que se refugia en la calle. Es un caos. Los que tienen coche quieren huir de sus barrios para aparcar en solares vacíos sin edificios alrededor; los atascos ralentizan la huida. Los demás intentan refugiarse en parques públicos, iglesias o mezquitas. Desde entonces, las principales avenidas y la carretera de circunvalación se han llenado de coches aparcados en las aceras, con familias que pasan la noche en sus coches. Miles de familias han instalado tiendas de campaña en todos los solares vacíos y viven allí desde el terremoto. Los principales estadios deportivos de Alepo están abarrotados con miles de familias. Casi toda la población de Alepo lleva días «en la calle».

Más tarde supimos que el seísmo tuvo una magnitud de 7,8 grados en la escala de Richter, con epicentro en una localidad del sur de Turquía, a unos 100 km al norte de Alepo.

Menos de media hora después del terremoto, nosotros, los Maristas Azules, abrimos las puertas de nuestra residencia para acoger a quienes quisieran refugiarse en nuestra casa; habíamos lanzado llamamientos en diversas redes sociales y respondido a decenas de llamadas telefónicas para decir «sois bienvenidos a nuestra casa». En pocas horas, llegaron más de mil personas, de todas las confesiones, heladas por el frío, empapadas por la lluvia, tiritando de miedo, gritando, llorando. Rápidamente, nuestros voluntarios, que habían venido, distribuyeron una bebida caliente, las pocas mantas y colchones que teníamos; y fue necesario consolar, calmar, tranquilizar y escuchar; y poner a la gente al calor en todas las habitaciones de la residencia, incluso en la cocina. Afortunadamente, los dos patios del colegio estaban cubiertos; los que no tenían sitio dentro se refugiaban allí en sillas mientras esperaban el amanecer. Por la mañana, había que dar de comer a todos, cocinar para mil personas, dar leche a los niños, proporcionar mantas y colchones para todos y hacer sitio para todos para la noche siguiente.

Apenas se calmó la población, se produjo un segundo seísmo de magnitud 7,7 a las 13.24 horas. Alepo no había experimentado un seísmo semejante desde 1822.

En las semanas siguientes se produjeron pequeños temblores todos los días, sembrando el miedo entre la población, hasta que el lunes 20 de febrero se produjo un tercer temblor de magnitud 6,3 a las 20:04 horas.

Sólo en Alepo el número de muertos asciende a 458, los heridos a más de 1.000, 60 edificios derrumbados y completamente destruidos, cientos de edificios irreparables por destruir, miles de edificios gravemente dañados inhabitables en su estado actual y cientos de miles de personas que ya no viven en sus casas. Incluso si los edificios están intactos desde el exterior, muchos no pueden ser habitados porque los cimientos o las escaleras o los muros de carga están dañados.

Además de Alepo, otras ciudades sirias se vieron afectadas, en particular Latakia, Hama y Jablé; en esta última ciudad se derrumbaron dieciséis edificios de un mismo complejo y murieron 15 médicos y 16 farmacéuticos.

Durante más de 20 días, nuestra residencia acogió a cientos de personas cuyo número variaba en función de las salidas y las llegadas. Acoger, recibir, alimentar, vestir (la gente sólo tenía la ropa que llevaba puesta), procesar, ofrecer la posibilidad de un baño caliente con ropa y calzoncillos nuevos, reconfortar, cuidar de los niños, organizar los dormitorios eran nuestras tareas diarias.

Muchas familias se quedaron con nosotros porque tenían miedo de volver a casa esperando un cuarto terremoto; otras tenían sus casas muy dañadas o sus edificios completamente destruidos. Entonces creamos un comité de ingenieros maristas azules para que fueran a inspeccionar los pisos de los desplazados. Si el estado del piso es aceptable, tranquilizamos a las personas para que vuelvan a casa. Si el alojamiento es inhabitable, les alquilamos un piso durante un año mientras se hacen las reparaciones o restauraciones necesarias. Otras asociaciones e iglesias han hecho lo mismo.

Durante cuatro semanas, interrumpimos nuestros proyectos habituales para aliviar el sufrimiento y ayudar a los desplazados. Pero desde hace una semana reanudamos lentamente nuestras actividades a pesar del abatimiento de nuestros voluntarios y beneficiarios.

Aparte del elevado coste humano y material, el trauma psicológico entre todos los grupos de edad es muy alto. Ahora, 35 días después del seísmo, adultos y niños siguen conmocionados, ansiosos, desesperados, tienen pesadillas y piensan que lo peor está por llegar.

La Media Luna Roja y un gran número de organizaciones benéficas y asociaciones se han movilizado, como nosotros, para ayudar a los cientos de miles de desplazados alojados en centros de acogida; una movilización como nunca se había visto.

La solidaridad y generosidad de otras ciudades sirias hacia nosotros y nuestros vecinos del Líbano e Irak ha sido ejemplar.

Además, los sirios de la diáspora han estado, desde el primer día, recogiendo dinero y materiales y emprendiendo iniciativas para enviarnos fondos.

Nuestros amigos occidentales hicieron lo mismo con gran generosidad. Sin olvidar el importantísimo papel de muchas organizaciones benéficas y asociaciones de solidaridad internacionales, sobre todo cristianas, que han hecho todo lo posible por satisfacer nuestras necesidades esenciales.

Países amigos han enviado ayuda y equipos médicos o de retirada de escombros. Alrededor de 100 aviones aterrizaron en el aeropuerto de Alepo procedentes de Marruecos, Túnez, Argelia, Jordania, Egipto, Venezuela e incluso Bangladesh, por nombrar algunos. Además, el aeropuerto de Alepo, donde aterrizaron los aviones que traían ayuda, fue bombardeado recientemente por nuestros vecinos del sur, ¡haciéndolo intransitable!

Mientras cientos de aviones occidentales llevaban suministros de socorro a Turquía, sólo un avión europeo aterrizó en Siria. ¡Qué vergüenza! ¿Estaban convencidos los gobernantes de los países de los derechos humanos y la «democracia» de que la población golpeada de Siria sufría menos que la de Turquía porque vive en un país sometido a sanciones? ¿No podrían dejar de lado sus sanciones para prestar ayuda humanitaria a una población que sufre una catástrofe natural? Esto es, como mínimo, indignante. Estos países llevan años afirmando que la ayuda humanitaria y el material médico están exentos de sanciones. En primer lugar, en realidad esto no es cierto. En segundo lugar, si fuera cierto, ¿por qué suavizaron las sanciones durante 180 días a la ayuda humanitaria si ya estaba exenta?

Afortunadamente, los hombres y mujeres de estos países han reaccionado de forma diferente a la de sus gobiernos y han dado muestras de una solidaridad y generosidad ejemplares.

Estas sanciones, impuestas unilateralmente desde hace más de 10 años por los países occidentales al pueblo sirio y a Siria, son ineficaces e injustas; han empobrecido a la población, que sufre una gravísima crisis económica debido a la falta de inversiones exteriores prohibidas por las sanciones.

Nos hacen sufrir embargando muchos productos, lo que provoca escasez de fuel, gasolina, pan y electricidad.

Ellas matan: la mayoría de los edificios derrumbados en el terremoto estaban muy dañados por la guerra, pero estaban habitados por personas que no tenían otra opción; estos edificios (y hay decenas de miles de ellos) no pudieron reconstruirse porque las sanciones prohíben la reconstrucción; por no hablar de las decenas de personas sepultadas vivas bajo los escombros y muertas por no haber sido rescatadas a tiempo, debido a la falta de maquinaria pesada para desescombrarlas.

Como hoy, el 15 de marzo de 2011, hace 12 años, comenzaron los acontecimientos en Siria: la población siria ya ha sufrido bastante desde entonces y está al límite: años de guerra, sanciones y escasez, crisis económica, covid-19, cólera y ahora el terremoto. Tantas desgracias sobre un país que un día fue hermoso, próspero, seguro y soberano.

Cuarenta y cinco segundos bastaron para poner en la calle a toda la población de Alepo; una población ya por los suelos tras 12 años de tragedia y desgracia. Pero el pueblo sirio es un pueblo orgulloso y digno, incluso en la adversidad. No piden otra cosa que poder vivir, una vez más, normalmente, en paz.

Por favor, ayudadnos a levantar las sanciones. Gracias por vuestra amistad y solidaridad. 

Alepo a 15 marzo de 2023, Dr Nabil Antaki 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.