SUDÁN DEL SUR

Derecho a la salud, derecho a la vida- Fase II

El proyecto contribuye al sostenimiento de la actividad de dos institutos de formación creados para la formación de profesores de escuela primaria y parteras y enfermeras en Sudán del Sur.

Sudán del Sur, independiente de Sudán desde julio de 2011 después de décadas de guerra civil, es uno de los países más pobres del mundo y cuenta con los índices más bajos en muchas categorías socioeconómicas. Debido a la reciente constitución del Estado y a una combinación de conflictos y crisis económicas, hay una escasez de personal local capacitado para brindar servicios básicos en materia de salud y educación que son muy importantes para la población.

Más del 80% de la población vive en zonas rurales y necesita personal capacitado para trabajar en servicios elementales como la atención básica de salud. La tasa de mortalidad materna es una de las más altas del mundo. Las personas tienen poco acceso a los servicios de salud y están en constante riesgo de contraer enfermedades derivadas de la precariedad de las condiciones de vida.

El nivel de educación es extremadamente pobre debido a la falta de escuelas, maestros calificados y materiales didácticos. A finales de 2017, unos 1,7 millones de niños de entre 3 y 17 años no tenían acceso a la educación. Debido a la guerra y el desplazamiento, sólo el 27% de la población adulta está alfabetizada y la tasa es aún menor entre las mujeres, con sólo el 16%. Los maestros a menudo no están preparados y las aulas están superpobladas con aproximadamente 80 alumnos cada una.

El centro de capacitación docente Solidarity Teacher Training Center (STTC) en Yambio ofrece capacitación para maestros de primaria e inscribe un promedio de 120 estudiantes por año. El 70% de ellos son hombres, mientras que el 30% restante son mujeres. El acceso a la capacitación de las niñas es crucial para promover el empoderamiento de las mujeres y contribuir a que las escuelas locales sean más “amigables” con las niñas gracias a la presencia de maestras que pueden ayudarlas y realizar actividades de sensibilización con los padres y sus comunidades.

Al finalizar el curso de dos años, se espera que cada estudiante graduado pueda enseñar en escuelas primarias a lo largo de todo el territorio de Sudán del Sur, especialmente en su lugar de origen.

previous arrow
next arrow
Slider

Fotos: Solidarity with South Sudan