El proyecto «Reconstrucción de la residencia de los Hermanos Maristas en Orore (Kenia)» sigue en marcha. Orore está situada a orillas del lago Victoria: la situación rural hace que la pobreza esté muy extendida y, en consecuencia, que los niños corran el riesgo de ser utilizados como mano de obra en los barcos pesqueros. Nuestra Señora de Orore inició sus actividades educativas bajo un árbol el 12 de enero de 1996, con sólo alumnos de cuarto curso. En los años siguientes, se construyó la infraestructura escolar oficial y la escuela se amplió hasta convertirse en una escuela primaria en pleno funcionamiento. En la actualidad hay 216 alumnos matriculados y la escuela supera sistemáticamente a las escuelas públicas locales en la comparación de resultados académicos. La casa comunitaria de los Hermanos Maristas se construyó en 1996. En 2007 se añadió una capilla comunitaria.  Los Hermanos desempeñan un papel integral en la administración de la escuela y están presentes y activos en la comunidad de Orore en general. Como único apostolado que queda en Kenia, existe el compromiso de mantener una fuerte presencia marista en toda la región. La comunidad marista de Orore también lleva a cabo un programa llamado «ven y verás», que permite a los jóvenes que están considerando la posibilidad de una vocación como Hermano Marista ir a vivir con los Hermanos durante un corto período de tiempo para ver cómo es la vida como Hermano Marista, participando en las oraciones, comidas, tareas domésticas, compartiendo la vida de Marcelino Champagnat y María y experimentando la vida con los Hermanos. Si un joven desea dar el siguiente paso en su vocación, se incorporará al programa oficial de Aspirantes.

FINALIDAD DEL PROYECTO:

La residencia de los Hermanos se construyó en 1996. En aquel momento, la orilla del lago Victoria estaba a unos 100 metros. Sin embargo, año tras año, el lago Victoria se ha expandido de tal forma que la orilla está a sólo 30 metros y, cuando el viento es fuerte, las olas llegan hasta la capilla de la comunidad. Además, en 1996, un río estacional fluía cerca de la casa. Esto significa que cada temporada de lluvias la casa y la capilla se inundan, deteriorando lentamente los edificios. De hecho, el condado de Homa Bay se caracteriza por precipitaciones extremas. Hace poco se hizo evidente que había que cambiar el tejado metálico que tenía goteras. Tras una nueva inspección, se descubrió que el armazón de madera que sostiene el tejado debe sustituirse por completo porque está podrido y, para reemplazarlo, hay que modificar las paredes. Pero como los muros se han deteriorado, esa sustitución es imposible. La situación se ha vuelto crítica: el edificio es irreparable y debe reconstruirse por completo. Cualquier simple reparación o mantenimiento sólo prolongaría el inevitable derrumbe del edificio. La nueva residencia consta de siete dormitorios independientes, una cocina, una sala de estar, un comedor y un salón para recibir y reunirse con los visitantes, así como un espacio de oración en la capilla. Cinco de las habitaciones se asignarán a los Hermanos residentes, dejando dos habitaciones libres para los visitantes, tanto maristas como laicos, para los jóvenes que deseen participar en el «ven y verás» y para permitir un futuro aumento del número de Hermanos en la comunidad.

EL PROYECTO EN BREVE:

El objetivo del proyecto es reconstruir la residencia de los Hermanos Maristas en Orore (Kenia), que actualmente se encuentra en estado ruinoso.

EL PROYECTO EN CIFRAS:

  • 1 residencia reconstruida
  • 7 habitaciones nuevas
  • 12 programas educativos llevados a cabo por los Maristas de Orore
Objetivos ODS: 16
Objetivos de Laudato Si’: 7