EL PROYECTO EN BREVE:

En un país en el que la pandemia de COVID-19 ha provocado un rápido deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos, el proyecto «Respuesta de emergencia a la pandemia de COVID-19«, financiado por Misean Cara, ha permitido organizar una distribución de paquetes de alimentos y productos de higiene para los desplazados, las familias muy pobres, las familias numerosas con muchos hijos, las viudas o viudos, las familias con niños pequeños y los mendigos de Talit y de algunos pueblos vecinos.

 

CONTEXTO:

India es el segundo país más poblado después de China, con unos 1.200 millones de habitantes, y es el séptimo país más grande del mundo, con una superficie de 3.287.000 km². Este país tan contrastado ha disfrutado de tasas de crecimiento de hasta el 10% durante muchos años y es una de las mayores economías del mundo, con un producto interior bruto (PIB) de 1.644 billones de dólares. Pero sólo un pequeño porcentaje de la población india se ha beneficiado hasta ahora de este impresionante auge económico, ya que la mayoría de la población india sigue viviendo en la más absoluta pobreza. Más de 800 millones de personas en India son consideradas pobres. La mayoría vive en el campo y se mantiene a flote con trabajos esporádicos. La falta de empleo que proporcione un salario digno en las zonas rurales está llevando a muchos indios a zonas metropolitanas de rápido crecimiento como Bombay, Delhi, Bangalore o Calcuta. Allí, a la mayoría de ellos les espera una vida de pobreza y desesperación en los megasuburbios, formados por millones de chapas onduladas, sin suficiente suministro de agua potable, sin eliminación de basura y, en muchos casos, sin electricidad. Las malas condiciones higiénicas son la causa de enfermedades como el cólera, el tifus y la disentería, en las que sufren y mueren especialmente los niños.

La pobreza en la India afecta a los niños, a las familias y a las personas de diferentes maneras:

– Alta mortalidad infantil

– La malnutrición

– El trabajo infantil

– Falta de educación

– Matrimonio infantil

– VIH/SIDA

 

OBJETIVO DEL PROYECTO:

El objetivo de la intervención era, por lo tanto, dar ayuda alimentaria y sanitaria de emergencia temporal a los beneficiarios identificados, entregando paquetes llenos de: alimentos (arroz, aceite de mostaza, lentejas, trigo, leche en polvo, sal, azúcar, té y especias), artículos de higiene (mascarillas y jabón de limpieza).

FMSI tiene más de 14 años de experiencia trabajando en el campo de la Solidaridad Internacional e, inspirada en la espiritualidad marista y el carisma de San Marcelino Champagnat, apoyará a los Maristas Azules para implementar proyectos que puedan ayudar a muchas familias, niños y personas que viven en situaciones muy difíciles.

 

EL PROYECTO EN NUMEROS:

700 familias

100 mendigos

Recibieron cestas higiénicas/alimentarias