MALAWI

Grupo de Madres de la Escuela Secundaria Likuni

El proyecto Grupo de Madres trabaja en sinergia con el programa escuelas abiertas lanzado en la escuela secundaria de varones Likuni (Likuni Boys’ Secondary School) en Lilongwe con el objetivo de evitar la deserción escolar en niñas y jóvenes, y de sensibilizar sobre su educación entre la comunidad local.

Los datos existentes muestran que 5 millones de niños están matriculados en escuelas primarias de Malawi, pero sólo 400.000 en secundarias. La mayoría de las jóvenes no asisten a la escuela secundaria: sólo el 14,9 por ciento de las mujeres adultas poseen educación secundaria, en comparación con el 24,2 por ciento de los hombres. El número de escuelas secundarias en el país no puede satisfacer la creciente demanda de educación, especialmente entre la poblaciónjuvenil.  Frente a la dura realidad de la zona rural de Likuni, la escuela secundaria de varones de Likuni presentó la iniciativa de abrir las instalaciones escolares a todos los miembros de la comunidad circundante, con clases que se llevan a cabo tanto por la tarde como por la noche. Las clases están abiertas a todos y los estudiantes pueden utilizar algunas de las instalaciones de la escuela: campos de fútbol o deporte, laboratorios, biblioteca, letrinas seguras y segregadas por género, acceso a agua potable para beber y materiales de lectura y aprendizaje. Las mujeres, jóvenes y niñas siguen enfrentando múltiples barreras basadas en el género, como los estereotipos de género nocivos y dañinos, el matrimonio infantil y el embarazo precoz e involuntario, y la violencia de género contra mujeres y niñas.

Las madres pueden ser agentes importantes del cambio, tienen la capacidad de generar conciencia y usar sus voces, liderazgo e influencia para generar avances en la educación de las niñas y jóvenes.

El proyecto del Grupo de Madres de Likuni trabaja entonces sobre 3 objetivos principales:

– Traer de vuelta a la escuela a las jóvenes que la han abandonado por diversas razones. En particular, en cooperación con la Autoridad Local para la Protección de la Infancia y con las familias, se dedican a prevenir la práctica tradicional de los matrimonios precoces o brindar asistencia a las jóvenes para volver a la escuela;

– Prevenir la deserción escolar de las jóvenes a través de un trabajo de selección y acompañamiento de las estudiantes en riesgo;

– Sensibilizar al público en las escuelas y comunidades sobre la importancia de la educación y el acceso a la educación de las niñas y jóvenes, involucrando a las autoridades y ONG locales.

Con este fin, el proyecto también brinda formación a las integrantes del Grupo de Madres en materia de comunicación y promoción, para que puedan desarrollar una tarea eficaz e interactuar con las diferentes partes involucradas en la zona.

Parte del Grupo Madres está formado por mujeres que abandonaron la escuela en su adolescencia y que ahora han reiniciado sus estudios gracias al programa de la escuela abierta. Ellas mismas han experimentado la elección obligatoria de dejar la escuela y no quieren que sus hijas, ni las nuevas generaciones, hagan lo mismo.

El proyecto en números:

480 niñas y jóvenes de la escuela abierta cuentan con el apoyo directo del Grupo de Madres.

439 niños y jóvenes de la escuela abierta son beneficiarios de las actividades de promoción, especialmente con relación a la sensibilidad de género, los derechos de los niños y la importancia de ofrecer igualdad de oportunidades de educación para todos.

30 mujeres del Grupo de Madres están formándose y desarrollando sus capacidades, que también son aplicadas para su beneficio y el de sus hijos.

6.000 personas, especialmente mujeres y niñas, de la comunidad local se están beneficiando del cambio de actitud, de la disponibilidad del programa para traerlas de nuevo a la escuela, y de las actividades generales del Grupo de Madres.

previous arrow
next arrow
Slider