DONACIÓN

Tu ayuda hace la diferencia. Descubra todas las formas de hacer una donación.

Tarjeta de Crédito / Paypal

Puedes hacer una donación para apoyar proyectos de FMSI a través de:

Cuenta Corriente Postal

Depósito en la cuenta corriente postal a nombre de:

Fondazione Marista per la Solidarietà Internazionale Onlus
c/c postale n. 1039014293
IBAN: IT88J0760103200001039014293
BIC/SWIFT: BPPIITRRXXX

Cheques bancarios

Cheque bancario no transferible a nombre de:

Fondazione Marista per la Solidarietà Internazionale Onlus
da inviare a
FMSI, in piazzale Champagnat 2,
00144 Roma, Italia

Cuenta Corriente Bancaria

Depósito en cuenta corriente a nombre de:

Fondazione Marista per la Solidarietà Internazionale Onlus
c/c bancario n. 000010735X69
Banca Popolare di Sondrio
IBAN: IT95H0569603211000010735X69
BIC: POSOIT22XXX

Si deseas recibir un certificado de donación (para disfrutar de beneficios fiscales), recuerda indicar en la descripción del depósito tu información de contacto completa y tu dirección de correo electrónico.

Transferencia bancaria

Donación continua con transferencia automática (SDD)

Transferencia con frecuencia regular, con débito automático (Sdd).

Al elegir un domicilio bancario o postal (SDD) se puede donar de forma automática y regular – trimestral, semestral o anual – una cantidad de tu elección sin costo adicional en la mayoría de los institutos bancarios. Eligiendo este modo de donación nos permitirás planificar nuestras actividades con precisión, evaluar la viabilidad de nuevos proyectos y garantizar la eficiencia de nuestros proyectos.

RECUERDA​

Al hacer una donación, recuerda siempre indicar nombre, apellido, dirección, código postal, ciudad y provincia: solo así podremos mantenerte al día sobre nuestras actividades y el uso que hacemos de los fondos.

Para acordar el uso de una donación relevante o para solicitar una reunión, puedes escribir a fdebenedittis@fms.it

Todas las donaciones a favor de FMSI son deducibles de los impuestos. (verifirar la lay de cada pays)

En el caso de donaciones a una estructura específica, los fondos recaudados en exceso de las necesidades del proyecto se asignarán a otro proyecto seleccionado con el donante.

¿Cómo usamos tus donaciones?

Tus donaciones se transforman inmediatamente en programas de educación, capacitación, proyectos de acogida, de inclusión y protección para los niños y jóvenes más vulnerables y olvidados.

Por cada Euro donado a FMSI, 91 centavos son destinados a acciones directas para la protección y apoyo de los proyectos y 9 centavos para el funcionamiento de la estructura.

Cerrar menú

The Institute of the Marist Brothers (FMS: Fratres Maristae a Scholis), founded in France in 1817 by St. Marcellin Champagnat, is the second largest congregation of Brothers in the Catholic Church.  

An encounter with a dying young man, Jean-Baptiste Montagne, who knew nothing of his faith and was barely able to read, proved to be the defining moment for Marcellin Champagnat.  Soon after the boy’s death, St. Marcellin put into motion his vision.  “We need brothers,” he said, who will give their lives in the service of children and young people, especially those most in need and neglected by society.  

Champagnat, a man of great faith and trust in God’s providence, dedicated his early followers to Mary, sending them among young people, especially those least favored, to “make Jesus known and loved.”  The initial focus of his work was to provide education for children in rural, areas since this was a pressing need at the time, and provided an opportunity for their faith development.  

Today the community numbers about 3,000 members.  They are joined by a network of nearly 40,000 lay people and reach over 700,000 children and young people in 80 countries.  You will find this Marist network working in schools and universities, pastoral and social centers, youth movements and youth programs and wherever they find young people most in need.

El Instituto de los Hermanos Maristas (FMS: Fratres Maristae a Scholis), fundado en Francia en 1817 por San Marcelino Champagnat, es la segunda congregación de hermanos más numerosa de la Iglesia Católica.

Un encuentro con un joven moribundo, Jean-Baptiste Montagne, que no sabía nada acerca de su fe y que era apenas capaz de leer, se reveló como el momento decisivo para Marcelino Champagnat. Inmediatamente después de la muerte del niño, San Marcelino puso en práctica su visión. “Necesitamos hermanos”, dijo, que den sus vidas al servicio de los niños y jóvenes, especialmente los más necesitados y olvidados por la sociedad.

Champagnat, un hombre de gran fe y confianza en la providencia de Dios, consagró sus primeros seguidores a María, enviándoles entre los jóvenes, especialmente los más desfavorecidos para “dar a conocer a Jesús y hacerlo amar”. El primer objetivo de su trabajo fue ofrecer una educación a los niños de las zonas rurales, porque era una necesidad urgente en aquel tiempo, ofreciéndoles así una oportunidad para crecer en la fe.

En la actualidad los miembros de la congregación son unos 3.000. Junto a ellos trabaja una red de unos 40.000 laicos que atienden a más de 700.000 niños y jóvenes en 80 países. Esta red marista trabaja en colegios y universidades, centros sociales y  pastorales, movimientos juveniles y programas de formación para la juventud y en cualquier lugar en el que encuentren jóvenes necesitados.

Congregazione dei Fratelli Maristi (FMS: Fratres Maristae a Scholis) fu fondata in Francia nel 1817 da S. Marcellino Champagnat ed è oggi la seconda congregazione maschile (di fratelli) della Chiesa per numero di professi.
L’incontro con Jean-Baptiste Montagne, un giovane di 17 anni in punto di morte, analfabeta e senza formazione religiosa, fu un momento cruciale per Marcellino Champagnat. Poco dopo la morte del giovane, egli volle dare seguito ad un’idea che gli era balenata in seminario. “Abbiamo bisogno di fratelli”, disse, “che diano la loro vita per il servizio ai bambini e ai giovani, specialmente quelli più bisognosi e dimenticati dalla società”.
Champagnat, un uomo di grande fede e fiducia nella Provvidenza divina, consacrò i suoi primi seguaci a Maria e li mandò tra i giovani, specialmente i più emarginati, per “far conoscere ed amare Gesú”. Fin dall’inizio la sua missione fu incentrata su bambini n età scolare delle zone rurali, poiché l’istruzione era una necessità urgente al tempo e poiché rappresentava una formidabile opportunità di evangelizzazione.
Oggi la Congregazione annovera circa 3.000 religiosi affiancati da quasi 40.000 laici; insieme essi assistono più di 700.000 bambini e giovani in 80 paesi del mondo.
I Maristi, religiosi e laici, prestano la loro opera in scuole e università, centri pastorali e sociali, movimenti e programmi giovanili e ovunque ci siano bambini e giovani bisognosi da assistere
.